Somos un grupo de profesionales de diferentes ramas (aeronáutica, mecánica, turismo, pedagogía…) que considera que, el vuelo sin motor es el mejor camino para divulgar la cultura aeronáutica; y quiere el aprovechamiento del ocio en sus diferentes niveles:

1. Ocio formación
2. Ocio entretenimiento
3. Ocio descanso
4. Consumo de la ociosidad

Los diferentes programas que queremos llevar a cabo relacionan tanto las dimensiones de la filosofía de la “Ciudad Educadora” como los niveles del “Ocio”:

XAir-In como contexto y como entorno educativo: “Aprender en”.

Una reflexión pedagógica considera este proyecto como un contexto de acontecimientos educativos a partir de un Ocio formativo.
La educación no sólo se enseña en una escuela, por lo que creemos oportuno explicar que este proyecto NO ES SÓLO UNA ESCUELA DE VUELO, sino que es un contexto que provee recursos y estímulos generadores de formación. Es por tanto, un medio que acoge y entremezcla la llamada educación formal e informal.
Este programa pretende fomentar valores democráticos de participación y responsabilidad, así como conocer el rico patrimonio que supone el entorno donde está ubicado.
Conscientes de la necesidad educativa a todas las edades, se han planteado programas que ofrecen a la ciudadanía actividades para completar o reforzar tanto su formación básica como la profesional, con:

1. Educación Permanente
2. Programa Deportivo
3. Conocer una “Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Partimos del interés por apoyar tareas educativas, así como iniciar a nuestros futuros usuarios en la historia, imaginación popular, fantasía y magia de la aeronáutica, con actividades como:

1. aprendo a hacer aviones de papel, con material reciclado y otros artefactos voladores
2. Cómo funciona…?
3. ¿Quién era…?
4. Con mis cinco sentidos
5. Cuentos, leyendas y libros que vuelan

XAir-In como medio o vehículo de educación: “Aprender de”.

Partimos de la idea de que este proyecto conforma un entorno educativo, sin olvidar su vertiente como fuente generadora de formación y socialización. El centro será un gran emisor de informaciones y de culturas. A su vez, también es un espacio socializador en el que todos van a poder establecer relaciones entre iguales, con participantes de otras culturas, con personas con “otras capacidades”, y entre generaciones.
Además, un centro denominado educador, debe ser acogedor, amable, confortable, limpio, seguro y ser pacífico.
Es una campaña de civismo para fomentar una actitud de respeto hacia la otra persona, hacia la vida en común, basándose fundamentalmente en la implicación y el compromiso ciudadano en cuestiones tales como el medio ambiente, el aspecto del centro y la convivencia. Las actividades se realizarán con nombres como:

a) Convivencia ciudadana

1. El rincón de las dudas
2. Stop al aburrimiento
3. Abierto por vacaciones

b) Educación aérea y convivencia ciudadana

1. Seguridad aérea
2. Aprendo a tomar decisiones
3. El fin de semana, tú decides
4. Ayudo a los demás

XAir-In como contenido educativo: “Aprender”

El conocimiento informal que genera un determinado medio es también conocimiento sobre el propio medio; esto es, se aprende de un proyecto y simultáneamente se aprende el proyecto. Aprender es también aprender a utilizar; desde ahí surge la importancia de promover una actitud participativa. El Proyecto XAir-In propone entender este espacio como una comunidad de encuentro y civismo, cuya seña de identidad sea la participación de sus miembros en la organización del medio.

Además de todo esto, queremos ser un referente entre los apasionados del vuelo sin motor que en LESS (Sotos) encontrarán uno de los mejores sitios del mundo para esta actividad.

Los instructores suman más de 6000 horas de vuelo, en conjunto, realizadas en escuelas de prestigio como SENASA (Ocaña) o escuelas del Pirineo.